Mostrando entradas con la etiqueta miscelaneos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta miscelaneos. Mostrar todas las entradas

Fábula sobre el miedo.


Un niño muy pequeño estaba en medio de la selva cuando de pronto se encontró con un león. El león le miro con ojos desafiantes y el niño le respondió con una mirada del mismo tipo. El león se acerco al niño y se puso a dar vueltas sobre el. El niño hizo lo mismo. Al cabo de un tiempo el niño y el León se miraron.

- Ei - Dijo el niño.- ¿Me puedes llevar a mi casa sobre tu lomo?

Y el león dijo; Vale.

Así que el niño se subió a lomos del león y juntos comenzaron a caminar hacia la aldea donde vivía el niño. Cuando se acercaron a los campos sembrados de la aldea, los hombres que estaban trabajando en la tierra vieron al niño subido en el león, gritaron de terror y corriendo fueron a ocultarse bajo los árboles.

El niño dijo; - ¿Por qué corren?

Y el león respondió; -Cuando lleguemos a tu casa te lo contaré.

Así que el niño y el león siguieron por el camino hasta que llegaron a casa del niño. El león abrió la puerta y entro. Cuando la familia del niño vio que el niño estaba subido encima del león gritaron de pavor y salieron todos de casa para esconderse lejos del león. Todos menos el padre del chico.

Así que el niño se bajo del León y le dijo al padre;

- Papa, ¿por qué corren todos?

Y el padre le dijo lleno de terror;

- Porque estás subido encima de un León.

El niño exclamo de pronto;

- ¡Ah, es un león¡ ¡No sabía lo que era un león¡ ¿Así que tu eres el rey de la selva, ese animal al que todos temen?

Y el León dijo;

- Efectivamente. Así que ahora, ya que sabes quién soy... y lo que soy capaz de hacer...tú también me temerás por el resto de los días de tu vida.

Y el león se fué por donde había venido, dejando al niño lleno de terror... Un niño que de pronto sintió haberse hecho mayor.
visto en:http://fuegoensagitario.blogspot.com/2010/04/fabula-sobre-el-miedo.html

Cómo cambiar nuestros pensamientos, para cambiar nuestra vida



Cómo cambiar nuestros pensamientos, para cambiar nuestra vida - Por Dr. Joe Dispenza
[enviar] [imprimir] [hace tu comentario]

Cómo cambiar nuestros pensamientos,
para cambiar nuestra vida

Por Dr. Joe Dispenza en el seminario "El Poder de la Ciencia y Espriritualidad"

Nuestros pensamientos nos pueden enfermar

Una manera sencilla de ver qué relación existe entre nuestro cuerpo y nuestros pensamientos es observar lo que sucede con el estrés: tenemos dos sistemas de protección en nuestro cuerpo: el sistema de protección externo, que nos defiende de lo que sucede en nuestro entorno, y el sistema interno, que revisa lo que está pasando en el interior de nuestro organismo.

Si veo a un tigre y si veo a un antiguo jefe voy a responder de la misma manera, voy a tener la reacción de luchar o arrancar, pero cuando no puedo pelear, porque no está aceptado socialmente, y no puedo correr, porque... ¿hacia dónde arranco? Entonces los químicos que produce el organismo comienzan a operar en nuestro cuerpo pero no hacemos nada con ellos.

Todos los organismos de la naturaleza están diseñados para el estrés agudo. Los seres humanos somos tan inteligentes que podemos hacer que el pensamiento sea más real que cualquier otra cosa, y, debido a que somos tan inteligentes, tenemos un banco de memoria tan enorme que podemos anticiparnos a un evento que vaya a ocurrir, podemos preparar la mente para futuras circunstancias y con ello encender la respuesta de estrés solamente con el pensamiento.

Ahora, cuando encendemos la respuesta al estrés y no podemos apagarlo, vamos encaminados a la enfermedad, porque el cuerpo no va a lograr soportar un desequilibrio tanto tiempo. Entonces sucede lo que llamamos ansiedad o desórdenes obsesivos compulsivos, insomnio, depresión... Todas las enfermedades de adultos están creadas por los químicos del estrés, y la redundancia de esos químicos activa los genes que hacen que nos encaminemos a nuestro destino genético.

Si estamos movilizando toda nuestra energía para el sistema de protección externo, no hay energía para el sistema de protección interno, no hay energía para los proyectos de creación a largo plazo, no hay energía para las reparaciones, el crecimiento y la regeneración. Entonces, si dos células cancerígenas se juntan, toda la energía se está movilizando para el sistema de protección externo, por lo que no hay seguridad interna: se juntan estas dos células de cáncer y crecen, porque nadie las revisa, porque nuestras tropas están siendo enviadas para otro lado. Es como si supiéramos que viene un huracán a Santiago, ¿quién pensaría en remodelar su cocina? Eso es exactamente lo que pasa en el cuerpo. No hay energía para la reparación, no hay energía para proyectos de construcción a largo plazo, y el sistema de protección interno, el sistema inmunológico, comienza a sufrir.

Entonces, ¿los pensamientos pueden también sanarnos?

Si nuestros pensamientos pueden enfermar ¿no pueden acaso mejorarnos también? ¿Podemos encender nuevos genes y apagar los antiguos?

Cuando vivimos un estado emocional siempre va a haber una brecha entre la forma en que se ven las cosas y la forma en que realmente son. Esos químicos de supervivencia son los que nos llevan a estados emocionales negativos.

Pero podemos cambiar la forma en que funcionan nuestros cerebros, al interrumpir los programas normales de cómo sentimos y pensamos. Al principio es muy difícil, porque no sabemos cuán adictos estamos a nuestros estados emocionales, y nos volvemos adictos a estos estados emocionales porque las emociones encienden el cuerpo para que podamos sentirnos vivos y nos volvemos adictos a ese sentimiento. Así que la persona a quien le da rabia, mantiene esa emoción en su vida para poder sentir esa rabia, para poder sentirse viva.

Al hacer que nuestros cerebros funcionen de manera diferente, estamos creando una mente nueva, y así comenzamos a cambiar nuestro estado mental.

¿Qué es lo que ustedes practican mentalmente todos los días? ¿Qué es lo que usted demuestra físicamente todos los días? Porque lo que practicamos mentalmente, lo que pensamos mentalmente todo el día, y lo que actuamos o demostramos físicamente todos los días representa quiénes somos del punto de vista neurológico.

Ahora es el momento

La física cuántica dice que el ambiente es una extensión de nuestra mente, entonces si realmente cambiamos nuestra mente, ¿no debería aparecer algo totalmente distinto en nuestro mundo? Deberíamos convertirnos en científicos y decir ya muy bien, conciencia mayor y campo objetivo, campo cuántico, ¡ahora quiero una señal, quiero que me indiques que he hecho contacto contigo y quiero que me lo muestres de manera que me sorprenda, que me emocione, que me inspire, que no lo pueda predecir, porque si pudiéramos predecirlo, no es nuevo.

La mayoría de nosotros tomamos decisiones así: "mañana empiezo". Tenemos la intención, pero el cuerpo no recibe la señal. Cuando nos decidimos y decimos "basta, suficiente", ésa es la primera vez que el cuerpo recibe una señal. Cuando lo hacemos, cuando verdaderamente cambiamos la mente, no es sólo de la mente, es el ser.

Entonces tiene que venir o llegar de una manera que sea mayor o superior a nuestro entendimiento, que produzca un nuevo sentimiento de entusiasmo, que no deje duda alguna de que ha venido de ti, para que sea cada vez más fácil aceptar que tú eres el creador de tu propio destino.

¿Y cómo se hace?

Tenemos dos sistemas de memoria: el declarativo y el no declarativo, el subconsciente.

Las memorias declarativas son memorias explícitas: conocimiento y experiencia, hechos y eventos, filosofía y experiencia, y cuando aprendemos algo nuevo, todo lo que se ha aprendido queda aquí, programado en el neocortex, en el cerebro, y empezamos a pensar en esto y a analizarlo y a reflexionar sobre ello y a meditar sobre ello, al hacerlo vamos a organizar los circuitos en el cerebro.

Pero cuando finalmente aprendemos la información, y la aplicamos, la personalizamos, la demostramos, modificamos nuestra conducta, ahí si vamos a tener una nueva experiencia y esa nueva experiencia va a crear una nueva emoción, y ahora tenemos dos cerebros funcionando juntos, el cerebro pensante y el que siente. Tenemos mente y cuerpo comenzando a unificarse.

El conocimiento es el precursor de la experiencia. Cuando hacemos lo nuevo una y otra vez, activamos este sistema de memoria no declarativo, subconsciente. Este es el sistema de memoria implícito en el cual el cuerpo lo ha hecho tantas veces que ahora sabe más que el cerebro, ahora se ha convertido en el cerebro. Aquí es cuando mente y cuerpo están trabajando juntos. Aquí están nuestras habilidades, nuestras conductas, nuestras reacciones emocionales, nuestros condicionamientos. Es nuestra memoria asociativa y una vez que estamos ahí, en este estado del ser, significa que mente, cuerpo y alma están trabajando juntos.

Una persona intelectualmente puede declarar que quiere ser feliz, pero su ser está infeliz porque simplemente es una habilidad que debe adquirir. Cuando la mente quiere una cosa y el cuerpo quiere otra, no se responden nuestras plegarias, no podemos cambiar.

La persona que realmente quiere cambiar, si comenzara a volverse consciente y hacer que sus pensamientos inconscientes, sus acciones inconscientes y sus sentimientos inconscientes se vuelvan conscientes, comenzará a controlarlos, y si comienzan a practicar este nuevo ser, de pensar a hacer, ese nuevo estado químico interno que memorizó, ahora será superior a cualquier cosa en su vida externa.

El campo cuántico responde a quién estamos siendo. El campo cuántico organiza los eventos, las experiencias, para que vengan a nosotros y eso es lo bonito, la alegría de estar vivo.

La neuroplasticidad

Tenemos tres cerebros en uno: el pensante, el neocortex; el cerebro emocional, el que hace cosas, y el del ser, el cerebelo. La posibilidad de conexiones de las neuronas en el cerebro humano es mayor que la cantidad de átomos en el universo. Las neuronas son tridimensionales, más o menos 100 mil neuronas caben en un grano de arena. Aprender significa crear nuevas conexiones sinápticas entre ellas.

La neuroplasticidad es la habilidad de cambiar el alambrado sináptico del cerebro. Al aprender información y registrar experiencias y mantener un estado modificado del ser, la plasticidad nos permite evolucionar nuestras acciones o modificar nuestra conducta de modo que podamos hacer mejor las cosas en la vida.

Por el contrario, la que yo llamo "neurorigidez" es el usar nuestras conexiones sinápticas precableadas, es decir, memorias. Sin hacer nuevas conexiones, no se aprende de la experiencia. Rigidez es procesar los mismos pensamientos, realizar las mismas acciones y luego esperar que ocurra algo distinto, y eso, por supuesto, es locura.

La mente es el cerebro en acción, es el cerebro trabajando, un producto de la actividad del cerebro. El lóbulo frontal es la base de nuestra voluntad, de nuestro aprendizaje, de nuestra intención, atención, invención, especulación, toma de decisiones, es como controlamos nuestra conducta, es como nos concentramos. Además es lo que restringe nuestras reacciones emocionales. Es la parte más nueva y más evolucionada del cerebro y del sistema nervioso, y es la parte más neuroplástica de todo el cerebro.

Cuando el lóbulo frontal trabaja correctamente nos permite que un pensamiento sea más real que todo lo demás. Y esto es porque tiene conexiones a todas las partes del cerebro y puede acallar todos los demás circuitos para que nada más se pueda procesar salvo ese pensamiento. Así es como puede modificar nuestra conducta y combinar todas estas redes neuronales dentro de nuestro cerebro para crear una nueva idea.

¿Cómo lo logramos?

El proceso de meditación es hacerse conocido, conocer el ser antiguo ara poder controlarlo y luego practicar mentalmente este nuevo ser hasta que se nos haga conocido, familiar. Esta práctica mental básicamente trata de pensar en quién queremos convertirnos, quién queremos ser, es practicar una acción antes de hacerla. Es imaginar ya realizada una nueva habilidad, es reproducir constantemente el mismo nivel de mente a voluntad y debe hacerse todos los días para que se formen estos nuevos circuitos.

Entonces uno va a decir en su mente cómo pensaría una persona con la característica que queremos adquirir, por ejemplo, una persona saludable. ¿Cómo pensaría una persona saludable? ¿Cómo actuaría? Quiero ser y soy saludable. Y a medida que se empieza a enviar esas señales a las neuronas, al principio hay un problema: están todas esas otras neuronas que están disparando al mismo tiempo y dicen "no eres saludable, ándate a dormir, empieza mañana, el doctor dijo que vas a estar enfermo para siempre..."

Podemos insistir y decir una y otra vez nuestro nuevo pensamiento, y cada vez más fuerte. El proceso de hacerlo una y otra vez en forma repetida, con una férrea intención, tarde o temprano se convertirá en una señal más fuerte, sólida, hacia las células. Y una vez que ésta sea la señal más fuerte que llega a la célula, el circuito va a tener que cablearse de manera permanente.

Sólo hay una cantidad de factor de neurocrecimiento en el cerebro y la neurona comienza a robar el factor de neurocrecimiento de las otras conexiones. Y a medida que empieza a cablear permanentemente, comienza a sacar el pegamento de las que están a los costados, y cuando pasa eso se van despegando, se va la memoria del doctor, se va la de la flojera y se va toda esta sensación de no quererse a si mismo. Hay ahora una sola señal a su cuerpo: soy saludable.

Podemos creer en el futuro que no podemos experimentar con nuestros sentidos pero que hemos pensado tanto en nuestras mentes que ya está mapeado en nuestro cerebro. Ahora cuando apliquemos este nuevo paradigma con éxito, nuestro cerebro ya no será un registro del pasado, sino que será un mapa hacia nuestro nuevo futuro. Vivir según esta ley es vivir según la ley cuántica y la ley cuántica dice que nuestro ambiente es una extensión de nuestra mente. Si cambiamos nuestra mente, nuestra vida debería cambiar.
fuente:http://www.nuevagaia.com.ar/vida_salud/index.php?id=737

SECRETO DE LA FELICIDAD

Este ha sido el gran enigma de todas las civilizaciones antiguas durante miles de años, todo el mundo siempre quiso saber cuál es el secreto de la felicidad. Ha habido miles de maneras en las que el ser humano ha intentado descubrir cuál es ese secreto que nos puede llegar hacer felices a cualquiera. Es fácil saberlo, muchas veces está en nuestras narices pero antes analicemos por qué somos infelices, por qué estamos siempre quejándonos de todo, por qué no tenemos lo que siempre queremos.
Las personas se están amargando la vida cada día. Son muy pocos los que son realmente felices pero no por esta razón quiero decir que todos los días de su vida vivan amargados, ni las 24 horas del día sientan una gran infelicidad. Siempre vas a tener bajones emocionales, siempre habrá algo que te ponga triste, que te haga pensar y que te ponga de mal humor pero lo importante es que sepas cómo enfrentarlo con optimismo y sin embargo eso no sucede.
La sociedad
Vivimos en una sociedad donde se acostumbra a ser infeliz. Y tal como la felicidad es contagiosa y se puede compartir, lo mismo sucede con la infelicidad y con todas las demás emociones intensas. La sociedad te bombardea con mensajes como: comprar ropa a la moda te va a dar más felicidad, te va a dar más belleza, más estilo, vas a ser más admirado por los demás y te vas a sentir muy bien por eso. Nada más alejado de la realidad cuando compras y derrochas mucho dinero. Esa actividad puede llegar a ser divertida pero no es lo que te hará feliz.
Las personas tienen un concepto muy erróneo de la felicidad. El que es infeliz quiere que los demás también sean infelices y por esa misma razón hace todo tipo de cosas para que eso suceda. Desde luego con ese comportamiento no descubrirán el secreto de la felicidad.
Hay personas que simplemente piensan en riquezas y más riquezas, por eso su objetivo es hacer que todos los demás se crean las basuras que se publican en los medios de comunicación comprando sus productos y creyendo que eso les dará un cambio a sus vidas.
Eso puede ser un pequeño cambio pero no es el cambio definitivo de una persona. Si alguien quiere cambiar de verdad tiene que hacerlo interiormente antes que exteriormente, es por ello que muchas personas caen en la misma trampa en cuanto a querer ser felices después de toda una vida llena de amarguras y tristezas. Piensan que un viaje puede ser la solución a todos sus problemas. Eso puede ayudar un poco pero no lo suficiente porque el cambio tiene que ser primero por dentro.
El secreto de la felicidad está relacionado con ver el lado más humano de ti. Se dice que todo lo que hacemos actualmente ya se está volviendo muy automático, muy rutinario, se vuelve algo que siempre te va a suceder, no tiene novedad, se vuelve aburrido. Ese es el problema de las personas que pierden su humanidad: el no estar buscando cosas nuevas para aprender, ilusionarse y maravillarse. Simplemente piensan como los niños, ellos mayormente son felices porque tienen la capacidad de impresionarse por todo lo que aprenden, inclusive empiezan a crear un nuevo mundo con tan solo unos simples juguetes.
Estamos en una sociedad donde todo lo que te dicen puede llegar a perjudicarte. Inclusive tus amigos también, porque ellos son dominados por los mensajes que les llegan del exterior, así que cuídate de todos los pensamientos que no sean tuyos. Empieza a ver el mundo desde el lado más humano posible, desde una perspectiva más humilde.
La inocencia de la vida
Me sorprendió una vez cuando subí a un cerro muy pobre donde había familias que vivían en escasas condiciones económicas y de pronto vi a 3 niños jugando. Ellos vivían cerca y lo que me tocó el fondo de mi corazón fue verlos jugar con piedras, agarrar las ramas de un árbol muerto y creer que estaban jugando a algo increíble, como si eso fuera el mejor placer que le pudiese suceder a alguien.
No importaba que ellos no tuvieran un juguete súper moderno, ellos simplemente se divertían. No importaba que ellos estuviesen ensuciándose la ropa, simplemente se divertían. Fue en ese momento cuando entendí lo que me dijo mi padre cuando decía que yo había gozado de todo cuando era un niño. Pero la realidad en que no importa cuánto tengas, ni donde vivas porque ser un niño es como ser el tesoro espiritual al cual debemos aspirar.
El secreto de la felicidad está simplemente en sacar el mayor provecho de lo que tienes, entretenerte lo mejor posible con todo sin importar las consecuencias (siempre y cuando no hagas daño a nadie). Eso debes aplicarlo a tu vida. Ver los ojos del mundo como un niño que recién empieza a vivir, ilusionarse por la vida que tiene en frente. ¡Recupera tu inocencia!
¿Qué te ha pasado todo este tiempo que has estado creciendo? ¿Qué te han dicho las personas? ¿Por qué les has creído todo? ¿Que querías ser de mayor? Hay una cosa que debes tener en cuenta: aunque hayas crecido, aunque hayan transcurrido muchos años desde que dejaste la inocencia de la vida siempre te quedará un niño interior que muere por volver a vivir. Déjalo salir para que disfrute el secreto de la felicidad.
Pero, ¿cuál es el secreto de la felicidad?
La felicidad se disfruta por momentos, esos momentos pueden ser de breve o larga duración. Una persona puede sentir la verdadera felicidad cuando presencia un acto hermoso de la humanidad tal como el nacimiento de su hijo, ayudar a los más necesitados y que estas personas le agradezcan con los ojos llorando por todo lo que ha hecho para ayudarles, y tantas cosas más que reflejan nuestra lado más humano.
El verdadero secreto de la felicidad es amar lo que haces, disfrutar al máximo en cada momento por el que te mueves en la vida y usarlo como impulso para llegar a cumplir tus sueños y lograrlo de poco en poco.
Muchas personas piensan que la felicidad está en la meta pero una vez conseguida esa meta ¿Qué sigue?, Y si esa meta ha sido la única que has tenido en toda una vida, lo has llegado a conseguir a los 50 años pero luego quedan muchos años más de vida, entonces todo ese tiempo te lo pasarás sin emoción, estarás triste cada vez más y más recordando el pasado. O sea, si esa persona ha estado sudando toda una vida entera por ser feliz al conseguir su meta llega el momento que lo consigue pero de ahí ¿Qué sigue? ¿Se acabó lo mejor?
No.
El secreto de la felicidad está en amar lo que haces en cada momento de tu vida. El secreto de la felicidad es el camino y no la meta. Es el camino que todos los días te hará gozar de la plena confianza que se siente al saber que tendrás lo que siempre has soñado.

El secreto para ser feliz

Hace muchísimos años, vivió en la India un sabio de quien se decía guardaba en un cofre encantado un gran secreto que lo hacia ser un triunfador en todos los aspectos de su vida y que, por eso, se consideraba el hombre más feliz del mundo.
Muchos reyes, envidiosos, le ofrecían poder y dinero, y hasta intentaron robarlo para obtener el cofre, pero todo era en vano.
Mientras más lo intentaban, más infelices eran, pues la envidia no los dejaba vivir.
Así pasaban los años y el sabio era cada día más feliz. Un día llego ante el un niño y le dijo:
Señor, al igual que tú, también quiero ser inmensamente feliz.
¿Por qué no me enseñas que debo hacer para conseguirlo?"
El sabio, al ver la sencillez y la pureza del niño, le dijo:
A ti te enseñaré el secreto para ser feliz. Ven conmigo y presta mucha atención:
En realidad son dos cofres en donde guardo el secreto para ser feliz y estos son mi mente y mi corazón y, el gran secreto no es otro que una serie de pasos que debes seguir a lo largo de la vida:
El primero es saber que existe la presencia de Dios en todas las cosas de la vida, y por lo tanto, debes amarlo y darle gracias por todas las cosas que tienes y por todas las cosas que te pasan.
El segundo, es que debes quererte a ti mismo, y todos los días al levantarte y al acostarte debes afirmar: Yo soy importante, yo valgo, soy capaz, soy inteligente, soy cariñoso espero mucho de mí, no hay obstáculo que no pueda vencer. Este paso se llama autoestima alta.
El tercer paso, es que debes poner en practica todo lo que dices que eres, es decir, si piensas que eres inteligente, actúa inteligentemente; si piensas que eres capaz, haz lo que te propones; si piensas que eres cariñoso, expresa tu cariño; si piensas que no hay obstáculos que no puedas vencer, entonces proponte metas en tu vida y lucha por ellas hasta lograrlas. Este paso se llama motivación.
El cuarto paso, es que no debes envidiar a nadie por lo que tiene o por lo que es, ellos alcanzaron su meta logra tú las tuyas.
El quinto paso es que no debes albergar en tu corazón rencor hacia nadie; ese sentimiento no te dejara ser feliz; deja que las leyes de Dios hagan justicia, y tú... Perdona y olvida.
El sexto paso es que no debes tomar las cosas que no te pertenecen, recuerda que de acuerdo a las leyes de la naturaleza, mañana te quitaran algo de mas valor.
El séptimo paso, es que no debes maltratar a nadie; todos los seres del mundo tenemos derecho a que se nos respete y se nos quiera.
Y por ultimo, levántate siempre con una sonrisa en los labios, observa a tu alrededor y descubre en todas las cosas el lado bueno y bonito; piensa en lo afortunado que eres al tener todo lo que tienes; ayuda a los demás, sin pensar que vas a recibir nada a cambio; mira a las personas y descubre en ellas sus cualidades y dales también a ellos el secreto para ser feliz.
http://www.forodedepresion.com/showthread.php?t=4147

Nada está perdido mientras seas capaz de ver la luz al final del túnel

Un campesino con grandes dificultades para salir adelante tenía algunos caballos que le ayudaban en los trabajos de su pequeña granja. Un día descubrió que uno de los animales había caído en un pozo muy profundo del que sería casi imposible sacarlo. Aunque el caballo no estaba herido, el campesino valoró la situación y concluyó, con gran pesar, que para rescatarlo debería pagar mucho dinero, y no lo tenía.
Decidió entonces sacrificar al caballo lanzando tierra en el pozo hasta enterrarlo. Con ayuda de uno de su hijos, que lloraba a lágrima viva, empezó a lanzar paletadas de tierra en el pozo.
Y entonces sucedió algo totalmente imprevisto que dejó a los dos granjeros boquiabiertos.
A medida que la tierra caía sobre el animal, este se la sacudía, la pisoteaba y quedaba acumulada en el fondo del pozo. Así fue como, sin plan de rescate alguno, el caballo pudo subir y subir hacia la superficie hasta salir del hoyo.
Álex Rovira, Francesc Miralles. El bosque de la sabiduría.

¿Para qué sirve 1 minuto?
Un minuto sirve para sonreír. Sonreír para el otro, para tí y para la vida.
Un minuto sirve para ver el camino, admirar una flor, sentir el perfume de la flor, sentir el césped mojado, percibir la transparencia del agua.
Se requiere apenas de un minuto para evaluar la inmensidad del infinito, aunque sin poder entenderlo. Un minuto apenas para escuchar el canto de los pájaros.
Un minuto sirve para oír el silencio, o comenzar una canción.
 Es en un minuto en que uno dice el "sí" o el "no" que cambiará toda su vida. Un minuto para un apretón de mano y conquistar un nuevo amigo.
 Un minuto para sentir la responsabilidad pesar en los hombros, la tristeza de la derrota, la amargura de la incertidumbre, el hielo de la soledad, la ansiedad de la espera, la marca de la decepción, la alegría de la victoria.
 En un minuto se puede amar, buscar, compartir, perdonar, esperar, creer, vencer y ser. En un simple minuto se puede salvar una vida.
 Tan sólo un minuto para incentivar a alguien o desanimarlo. Un minuto para comenzar la reconstrucción de un hogar o de una vida. Basta un minuto de atención para hacer feliz a un hijo, un padre, un amigo, un alumno, un profesor, un semejante.
 Solo un minuto para entender que la eternidad está hecha de minutos. De todos los minutos bien vividos.
 Un minuto... Cuántas veces los dejamos pasar sin darnos cuenta... pero también cuántas veces traemos a nuestras vidas los recuerdos de los minutos vividos llenos de felicidad, de alegría y también de tristezas
 Decimos "un minuto" y nos parece nada. Pero cómo se aprecia ese minuto al levantar la mano y saludar a un amigo que se va para siempre, cómo se valora ese minuto que hace que lleguemos tarde a nuestros trabajos, cómo se espera ese minuto que nos lleva a reunirnos con los que amamos, cómo nos llena de emoción ese minuto en que nos entregan a nuestro hijo al nacer, y cómo también deseamos que la vida le otorgue más minutos a quien la muerte separará físicamente de nosotros y no veremos más.
 Un minuto... parece increíble... parece tan poquito y sin embargo puede dejar una huella tan profunda en nuestra vida. Lo importante es no vivir la vida porque sí, dejando pasar el tiempo.
 Alguien alguna vez dijo: "Vive cada minuto como si fuera el último". Si todos recordáramos esa frase a diario aprenderíamos a vivir la vida intensamente. Aprenderíamos a no posponer las emociones más lindas de la vida pensando que "si no es hoy será mañana".
Tu tiempo es ahora... el futuro es incierto... Vive cada minuto intensamente. La vida es Hoy...
 Que el reloj de tu vida marque cada minuto al compás de los latidos de tu corazón.

http://redcrecer.com/profiles/blogs/para-que-sirve-un-minuto-no-se-de-quien-es-el-texto-pero-me

el mejor consejo que me han dado nunca

Date tiempo
Antigua oración irlandesa

Date tiempo para trabajar, es el precio del éxito
Date tiempo para pensar, es el origen del poder
Date tiempo para amar y ser amado, es privilegio de los dioses
Date tiempo para jugar, es el secreto de la eterna juventud
Date tiempo para leer, es el fundamento de la sabiduría
Date tiempo para soñar, es como enganchar tu auto a una estrella
Date tiempo para hacer amigos, es el camino de la felicidad
Date tiempo para mirar a tu alrededor, el día es muy corto para ser egoísta
Date tiempo para reír, es la música del alma
http://www.elixiresparaelalma.com.
imagen:fonditos
LA VASIJA AGRIETADA



un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del agua.


Durante dos años completos esto fue así diariamente, desde luego la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.


Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole: -"Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas solo puedes entregar la mitad de mi carga y solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir."


El aguador apesadumbrado, le dijo compasivamente: -"Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino." Así lo hizo la tinaja. Y en efecto vio muchísimas flores hermosas a lo largo del trayecto, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.



El aguador le dijo entonces -"Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino?. Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Madre. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza."



Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. Todos somos vasijas agrietadas, pero debemos saber que siempre existe la posibilidad de aprovechar las grietas para obtener buenos resultados. Uno no deja de reír por hacerse viejo, se hace uno viejo por dejar de reír.

sabios-consejos-de-gurdjieff-a-su-hija-para-transitar-por-el-camino-de-la-vida


1. Fija tu atención en ti mismo, sé consciente en cada instante de lo que piensas, sientes, deseas y haces.
2. Termina siempre lo que comenzaste.
3. Haz lo que estás haciendo lo mejor posible.
4. No te encadenes a nada que a la larga te destruya.
5. Desarrolla tu generosidad sin testigos.
6. Trata a  cada persona como si fuera un pariente cercano.
7. Ordena lo que has desordenado.
8. Aprende a recibir, agradece cada don.
9. Cesa de autodefinirte.
10. No mientas ni robes, si lo haces te mientes y te robas a ti mismo.
11. Ayuda a tu prójimo sin hacerlo dependiente.
12. No desees ser imitado.
13. Haz planes de trabajo y cúmplelos.
14. No ocupes demasiado espacio.
15. No hagas ruidos ni gestos innecesarios.
16. Si no la tienes, imita la fe.
17. No te dejes impresionar por personalidades fuertes.
18. No te apropies de nada ni de nadie.
19. Reparte equitativamente.
20. No seduzcas.
21. Come y duerme lo estrictamente necesario.
22. No hables de tus problemas personales.
23. No emitas juicios ni críticas cuando desconozcas la mayor parte de los hechos.
24. No establezcas amistades inútiles.
25. No sigas modas.
26. No te vendas.
27. Respeta los contratos que has firmado.
28. Sé puntual.
29. No envidies los bienes o los éxitos del prójimo.
30. Habla sólo lo necesario.
31. No pienses en los beneficios que te va a procurar tu obra.
32. Nunca amenaces.
33. Realiza tus promesas.
34. En una discusión ponte en el lugar del otro.
35. Admite que alguien te supere.
36. No elimines, sino transforma.
37. Vence tus miedos,  cada uno de ellos es un deseo que se camufla.
38. Ayuda al otro a ayudarse a sí mismo.
39. Vence tus antipatías y acércate a las personas que deseas rechazar.
40. No actúes por reacción a lo que digan bueno o malo de ti.
41.  Transforma tu orgullo en dignidad.
42.  Transforma tu cólera en creatividad.
43.  Transforma tu avaricia en respeto por la belleza.
44.  Transforma tu envidia en admiración por los valores del otro.
45.  Transforma tu odio en caridad.
46. No te alabes ni te insultes.
47. Trata lo que no te pertenece como si te perteneciera.
48. No te quejes.
49. Desarrolla tu imaginación.
50. No des órdenes sólo por el placer de ser obedecido.
51. Paga los servicios que te dan.
52. No hagas propaganda de tus obras o ideas.
53. No trates de despertar en los otros emociones hacia ti como piedad, admiración, simpatía, complicidad.
54. No trates de distinguirte por tu apariencia.
55. Nunca contradigas, sólo calla.
56. No contraigas deudas, adquiere y paga en seguida.
57. Si ofendes a alguien, pídele perdón.
58. Si lo has ofendido públicamente, excúsate en público.
59. Si te das cuenta de que has dicho algo erróneo, no insistas por orgullo en ese error y desiste de inmediato de tus propósitos.
60. No defiendas tus ideas antiguas sólo por el hecho de que fuiste tú quien las enunció.
61. No conserves objetos inútiles.
62. No te adornes con ideas ajenas.
63. No te fotografíes junto a personajes famosos.
64. No rindas cuentas a nadie, sé tu propio juez.
65. Nunca te definas por lo que posees.
66. Nunca hables de ti sin concederte la posibilidad de cambiar.
67. Acepta que  nada es tuyo.
68. Cuando te pregunten tu opinión sobre algo o alguien, di sólo sus cualidades.
69. Cuando te enfermes, en lugar de odiar ese mal considéralo tu maestro.
70. No mires con disimulo, mira fijamente.
71. No olvides a tus muertos, pero dales un sitio limitado que les impida invadir toda tu vida.
72. En el lugar en que habites consagra  siempre un sitio a lo sagrado.
73. Cuando realices un servicio no resaltes tus esfuerzos.
74. Si decides trabajar para los otros, hazlo con placer.
75. Si dudas entre hacer y no hacer, arriésgate y haz.
76. No trates de ser todo para tu pareja; admite que busque en otros lo que tú no puedes darle.
77. Cuando alguien tenga su público, no acudas para contradecirlo y robarle la audiencia.
78. Vive de un dinero ganado por ti mismo.
79. No te jactes de aventuras amorosas.
80. No te vanaglories de tus debilidades.
81. Nunca visites a alguien sólo por llenar tu tiempo.
82. Obtén para repartir.
No está mal para empezar…
 

La Luna, más cerca de la Tierra

Tal como ocurre cada aproximadamente 18 años, nuestro satélite natural se encontrará un poco más cerca de la Tierra. El acercamiento tendrá su máximo el 19 de marzo, cuando la Luna esté a unos 355 mil kilómetros de nuestro planeta. Recordemos que la distancia promedio que nos separa de ella es de 384 mil kilómetros, por lo que esta pequeña variación -según los expertos- solamente tendrá alguna ligera influencia en la magnitud de las mareas.

  • El próximo fin de semana tendremos la oportunidad de apreciar que la Luna se encuentra en su punto más cercano a la Tierra desde 1992. Este fenómeno, a veces llamado “superlunas” (supermoons) ocurre con cierta periodicidad, debido a las peculiaridades que posee su órbita. No vamos a enumerarlos a todos, pero para poder calcular exactamente donde se encuentra la Luna respecto de la Tierra en cada momento hace falta tener en cuenta, por lo menos, varios cientos de términos.
    Anthony Ayiomamitis, de Grecia, tomó fotografías de la Luna en sus puntos apogeo y perigeo (NASA) Anthony Ayiomamitis, de Grecia, tomó fotografías de la Luna en sus puntos apogeo y perigeo (NASA)
    A grandes rasgos, se acepta que la Luna tarda en dar una vuelta alrededor de la Tierra 27 días, 7 horas y unos 43 minutos. Pero este valor es verdadero solo si considera su giro respecto al fondo estelar, llamado “revolución sideral”. Si tenemos en cuenta su movimiento respecto del Sol (revolución sinódica), la duración de una órbita completa es de 29 días, 12 horas y 44 minutos. La diferencia entre ambos valores se debe al avance de la Tierra en su órbita durante una revolución lunar. Todo esto puede resultar algo complicado de comprender, pero tiene efectos bien concretos sobre la Tierra. Las fases de la Luna, los eclipses y las mareas son influidas por estos movimientos.
    Órbita de un cuerpo alrededor de la Tierra (3). El punto 1 es el apogeo y el punto 2 el perigeo.(Pearson Scott Foresman) Órbita de un cuerpo alrededor de la Tierra (3). El punto 1 es el apogeo y el punto 2 el perigeo.(Pearson Scott Foresman)
    La órbita de la Luna es -desde el punto de vista de la Tierra- una elipse. La distancia que la separa de la nuestro planeta es en promedio de 384.400 kilómetros, pero existen puntos en la órbita en los que se encuentra más lejos o más cerca, que son llamados apogeo y perigeo respectivamente.  Dada la complejidad del movimiento de la Luna, que debido a la distancia que la separa de la Tierra resulta también influida por el campo gravitatorio del Sol, los “nodos” de la órbita lunar no están fijos, sino que dan una vuelta cada poco más de 18 años. Todo esto ha complotado para que el próximo fin de semana podamos ver la Luna en su perigeo. Sin embargo, debido a que la variación porcentual entre la distancia promedio y la que tendremos la semana próxima no es demasiado grande, es muy posible que el incremento aparente en su tamaño no sea notada a simple vista, salvo para aquellos que acostumbren a disfrutar de la observación lunar cada noche.
    La Luna se encontrará un poco más cerca de la Tierra. (Flickr/R. Motti) La Luna se encontrará un poco más cerca de la Tierra. (Flickr/R. Motti)
    Hay gente que cree que este tipo de evento puede asociarse a los desastres naturales. El razonamiento es más o menos el siguiente: “si la Luna está tan cerca de la Tierra como para mover el agua del océano, tranquilamente puede provocar otro tipo de desastres”. La comunidad científica se encarga periódicamente de desmentir este tipo de especulación. Por ejemplo, Pete Wheeler, del  International Centre for Radio Astronomy, hace unas horas declaró que “no habrá terremotos o volcanes entrando en erupción, sal menos que fuesen a suceder de todos modos. La Tierra sólo experimentará mareas más baja y altas que las normales, pero no será nada de lo que debamos preocuparnos”. Sin embargo, eventos como el terremoto seguido por un tsunami que acaba de azotar Japón no hacen más que reforzar la asociación entre ambos fenómenos. David Reneke, un astrónomo australiano, asegura que "si nos esforzamos lo suficiente, podemos asociar cronológicamente casi cualquier desastre natural o un evento de otro tipo a cualquier clase acontecimiento que tenga lugar en el cielo nocturno.” Y seguramente tiene razón.

Consejos Para La Vida

 

Consejos Para La Vida

 

1. Se puede vivir toda una vida sin nunca estar despierto.
  2. La gente le tiene miedo a lo que tiene adentro, y en realidad es el único lugar en el que hallaran lo que necesitan.
  3. La mente es un órgano de reflejos, reacciona ante todo, llenas tu cabeza con millones de pensamientos cada día, ninguno de esos pensamientos revela más cosas de ti… que una peca en la punta de tu nariz.
  4. Desarrollar la sabiduría para aplicar el apalancamiento correcto en el lugar adecuado, en el momento adecuado.
  5. Saca la basura que está en tu cabeza, es la primera parte del entrenamiento, aprender a eliminar todo lo que esta de más ahí dentro.
  6. Tienes que estar fuera de ti… aprender a vaciar la mente, vivir el presente al 100%, siempre ocurre algo.
  7. La basura es todo lo que te aparta de lo único q importa… este momento, aquí, ahora. Y cuando verdaderamente estés en el aquí y ahora te sorprenderá lo que puedes hacer y lo bien que puedes hacerlo.
  8. Cuando te conviertes en guerrero, meditas con cada acción, abandonando lo que te sujeta como el orgullo, dejando atrás las adicciones.
  9. Las emociones son naturales como los cambios en el clima. Todo tiene una razón de ser y hay que descubrirla, ahora tendremos un entrenamiento en otro ámbito, un ámbito en el que buscaras las respuestas dentro de ti.
  10. ¿Somos mejores que los otros que no saben lo que sabemos o que no viven como vivimos? No hay nadie “mejor”, nunca serás mejor, y nunca serás peor que otra persona, el problema es el habito, todo lo que necesitas es tomar conciencia de tus elecciones y responsabilizarte por tus acciones.
  11. Cada acción tiene su precios placer, al reconocer ambas partes un guerrero se hace realista y responsable de sus actos.
  12. Aquellos que son más difíciles de amar, son los que más lo necesitan, que el saber no es lo mismo que la sabiduría, la sabiduría es acción, es una transformación, la Muerte es un poco más radical que la pubertad pero no debe...
http://www.buenastareas.com/ensayos/Consejos-Para-La-Vida/320057.html

Chomsky y las 10 estrategias de manipulación mediática

El lingüista norteamericano Noam Chomsky elaboró la lista de las “Diez Estrategias de Manipulación” a través de los medios de comunicación masiva, que reproducimos aquí y que van desde la estrategia de la distracción, pasando por la estrategia de la gradualidad hasta mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.
1. La estrategia de la distracción
El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener la atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones
Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.
3. La estrategia de la gradualidad
Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.
4. La estrategia de diferir
Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.
5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad
La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.
6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión
Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido crítico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…
7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad
Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.
8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad

Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…
9. Reforzar la autoculpabilidad
Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución!
10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen
En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.
Por Noam Chomsky
http://www.elciudadano.cl/2010/10/04/chomsky-y-las-10-estrategias-de-manipulacion-mediatica/
Hubo una vez en la historia del mundo, un día terrible en el que el odio, que es el rey de los malos sentimientos, los defectos y las malas virtudes convocó a una reunión urgente con todos ellos.
Todos los sentimientos negros del mundo y los deseos mas perversos del corazón humano llegaron a esta reunión con curiosidad de saber cual era el propósito.
Cuando estuvieron todos hablo el Odio y dijo: “los he reunido aquí a todos porque deseo con todas mis fuerzas matar a alguien".
Los asistentes no se extrañaron mucho pues era el Odio que estaba hablando y el siempre quiere matar a alguien, sin embargo todos se preguntaban entre si quien seria tan difícil de matar para que el Odio los necesitara a todos.
Quiero que maten al Amor", dijo. Muchos sonrieron malévolamente pues más que uno le tenía ganas.
El primer voluntario fue el Mal Carácter, quien dijo: “Yo iré, y les aseguro que en un año el Amor habrá muerto, provocaré tal discordia y rabia que no lo soportara". Al cabo de un año se reunieron otra vez y al escuchar el reporte del Mal Carácter quedaron tan decepcionados. “Lo siento, lo intenté todo pero cada vez que yo sembraba una discordia, el Amor la superaba y salía adelante”.
Fue entonces cuando muy diligente se ofreció la Ambición que haciendo alarde de su poder dijo: “En vista de que El Mal Carácter fracasó, iré yo. Desviaré la atención del Amor hacia el deseo por la riqueza y por el poder. Eso nunca lo ignorará”. Y empezó la ambición el ataque hacia su víctima quien, efectivamente cayó herida pero después de luchar por salir adelante renunció a todo deseo desbordado de poder y triunfó de nuevo.
Furioso el Odio, por el fracaso de la Ambición envío a los Celos, quienes burlones y perversos inventaban toda clase de artimañas y situaciones para despistar el amor y lastimarlo con dudas y sospechas infundadas.Pero el Amor confundido lloró, y pensó que no quería morir y con valentía y fortaleza se impuso sobre ellos y los venció.
Año tras año, el Odio siguió en su lucha enviando a sus más hirientes compañeros, envío a la Frialdad, al Egoísmo, a la Cantaleta, La Indiferencia, la Pobreza, La Enfermedad y a muchos otros que fracasaron siempre porque cuando el Amor se sentía desfallecer tomaba de nuevo fuerza y todo lo superaba.
El Odio convencido de que el Amor era invencible les dijo a los demás: “Nada que hacer. El Amor ha soportado todo, llevamos muchos años insistiendo y no lo logramos”.
De pronto de un rincón del salón se levantó un sentimiento poco conocido y que vestía todo de negro, con un sombrero gigante que caía sobre su rostro y no lo dejaba ver, su aspecto era fúnebre como el de la muerte: "Yo matare el Amor", dijo con seguridad.
Todos se preguntaron quien era ese que pretendía hacer sólo lo que ninguno había podido. El Odio dijo: “ve y hazlo".
Tan solo había pasado algún tiempo cuando el Odio volvió a llamar a todos los malos sentimientos para comunicarles después de mucho esperar que por fin EL AMOR HABIA MUERTO.
Todos estaban felices pero sorprendidos. Entonces el sentimiento del sombrero negro habló: “Ahí les entrego el Amor totalmente muerto y destrozado” y sin decir más se marchó.
“Espera " dijo el Odio, “en tan poco tiempo lo eliminaste por completo, lo desesperaste y no hizo el menor esfuerzo para vivir. ¿¿Quien eres??”
El sentimiento levantó por primera vez su horrible rostro y dijo:
SOY LA RUTINA

Creencia irracional. Si algo terrible va a ocurrir o puede ocurrir, deberemos inquietarnos por ello y no dejar de pensar que puede suceder.


 
Hace unas semanas conté como mi hijo me preguntó porque no me preocupaba que nos matara un meteorito.
Entonces le expliqué que no se consigue nada preocupándote por situaciones sobre las que no tienes ningún control y que no puedes evitar.
Como ya dije en aquel artículo, la actitud que más me beneficia es ocuparme de las cosas sobre las que puedo actuar, mi círculo de influencia y dejar de preocuparme por las que quedan fuera, ya que no consigo nada positivo, sólo pierdo el tiempo, me angustio y la situación no mejora.

Esto es lo que viene a decir la sexta creencia irracional de Albert Ellis.
SEXTA CREENCIA IRRACIONAL
“Si algo terrible va a ocurrir o puede ocurrir, deberemos inquietarnos por ello y no dejar de pensar que puede suceder.”
Lo que le sucedió a un mago que se protegió de un huracán:
Erase un mago que tenía el don de la clarividencia.
Cuando estaba practicando la nigromancia, puedo adivinar que en dos días llegaría a la región un huracán devastador.
Con el fin de proteger su casa y así mismo, afianzó puertas y ventanas con maderas y clavos, tapando cualquier rendija por la que pudiera pasar el aire, y se sentó a esperar.
Pasados los dos días el huracán no llegó, pero el mago pensó que se trataba de un error de cálculo y siguió esperando.
El mago sabía que cada vez tendría menos oxigeno en la casa, pero no quería abrir ninguna ventana por si acaso llegaba el huracán.
Preocuparse es algo difícil de evitar, y un cierto nivel de preocupación es lógico y hasta recomendable, siempre que te sirva para buscar opciones para minimizar las malas consecuencias que puede generar la situación que te preocupa, pero si una vez analizado no hay nada que puedas hacer, entonces, se debe dejar a un lado y ocuparte de las cosas en las que si que puedes influir.
Para lograr avanzar y tener una vida más feliz debes descubrir donde está el origen de tus preocupaciones, analizar si puedes o no influir en ellas y pasar a la acción.
Además preocuparse continuamente por algo que pueda suceder, hace que lo tengas todo el rato en la cabeza y si recuerdas la ley de la atracción, lo que piensas continuamente acabas atrayendolo, así que sucede justo eso que tanto te preocupa.
Conclusión, trata de ocuparte en lugar de preocuparte. Esto es fácil de decirlo y algo más complicado de llevarlo a la práctica, requiere un esfuerzo por tu parte, pero por mi propia experiencia, sé que se puede conseguir y que los beneficios son muy grandes.
¡Sonríe a la vida y la vida te sonreirá! 
 http://www.ganadineroytiempo.com/creencia-irracional-si-algo-terrible-va-a-ocurrir-o-puede-ocurrir-deberemos-inquietarnos-por-ello-y-no-dejar-de-pensar-que-puede-suceder/

LA PACIENCIA DE APRENDER A VIVIR


VICTOR MANUEL GUZMAN VILLENA
M.·.M.·.
A las pocas semanas de nacer, los pájaros vuelan, los patos nadan, los gatos salen a cazar. A los quince minutos de haber salido a la luz, el ternero ya se pone de pie y comienza a caminar detrás de su madre. No necesitan aprender a caminar, volar, nadar, cazar. Por el mero hecho de existir, disponen de todos los resortes necesarios para defenderse y sobrevivir. Se podría decir que todas las técnicas vienen elaboradas en las entradas de su organismo; las traen aprendidas sin necesidad de entrenamientos: es el equipo instintivo que los conduce certeramente por los manimos de la supervivencia.
No sucede así con el humano. Una vez nacida, la criatura humana es el ser más desvalido de la creación. Todo tiene que aprender; con la particularidad de que el instinto funciona espontáneamente, casi mecánicamente; y, en cambio, el uso de la inteligencia presupone riesgos, porque obliga al hombre a realizar un complejo proceso de análisis, comparación, exclusión, opción, todo lo cual involucra grandes incertidumbres e impredecibles emergencias. Y por este camino le llega al hombre un desabrido visitante, que, como sombra nunca más se apartará de su lado: La ansiedad
El aprendizaje del arte de vivir no se termina cuando el humano alcanza su mayoría de edad, o al conseguir un título académico para ejercer una profesión y ser autónomo. Porque vivir no consiste en ganarse el sustento cotidiano o en formar un hogar. ¿Qué consigue el hombre al haber asegurado una sólida situación económica o con haberse educado o formar un hogar, si su corazón sigue agonizando en una tristeza mortal?
Vivir es el arte de ser feliz. Y ser feliz es liberarse, en mayor o menor grado, de aquella ansiedad que, de todas formas, seguirá porfiadamente los pasos humanos hasta la frontera final.

El arte de vivir consistirá, pues, en una progresiva superación del sufrimiento humano, y, por este camino, es una paulatina conquista de la tranquilidad de la mente, la serenidad de los nervios y la paz del alma.
Pero no hay que creer que esta felicidad se puede conseguir por arte de magia o como un regalo de navidad. Si para obtener un título universitario o montar una empresa próspera el humano ha necesitado largos años de esfuerzo, constancia, disciplina, metodología y sobre todo tenacidad a toda prueba, que nadie sueñe con doblarse la mano de ansiedad o en ganar la batalla del sufrimiento, llegando así a aquel anhelado descanso de la mente, con un trabajo esporádico y superficial.

Cuando decimos paciencia, significa esfuerzo, orden y dedicación en la práctica del autocontrol, relajación, meditación.

No vamos a conseguir nada con solo leer esta Carta o abrigar dentro de nosotros buenas intenciones; es imprescindible que los deseos se transformen en convicciones, y las convicciones en decisiones. Las decisiones, a su vez, tienen que conducirnos de la mano a reordenar un programa de actividades para dar sentido a nuestra vida.

Este sentido de la vida es un valor que da valor a los demás valores como son: las palabras, actitudes, reacciones, revestidos de un color y brillo tan particular como es la alegría que es la sensación de plenitud que, en el otoño de nuestros años volverán nuestras miradas hacia atrás para exclamar que valió la pena esta venturosa aventura.

El objetivo central de una vida no se conseguirá sin una dedicación metódica y ordenada. Para poder ahuyentar las sombras y dar lugar a la alegría es imprescindible someterse a un ejercicio de autocontrol y meditación a lo largo de su vida.
No hay que olvidar que la vida misma es un misterio general e imponderable; es un ejercicio ejecutado en momentos diferentes produce resultados diferentes en una misma persona. La vida es esencialmente ilógica, porque es esencialmente movimiento: movimiento oscilante de altibajos, sin vislumbrarse, con frecuencia, las causas que originan tan desconcertante vaivén.


Cuando el ser humano tendría motivos más que suficientes para saltar de alegría, está abatido. De pronto, en los días azules, su alma está nublada; y en los días nublados, su alma está en azul. No hay lógica.
La persona deseó ardientemente conquistar aquella meta soñada, y, alcanzado el sueño, se queda insatisfecha, con un amago de decepción. De repente cuando los negocios iban viento en popa, su estado de ánimo está por los suelos; y cuando, a su alrededor, todo es desastre y ruina, no se sabe que don interior lo estimula para seguir luchando.

Paciencia, es el arte de saber, significa tomar conciencia de que la naturaleza humana es así. Hay que comenzar por aceptarla tal cual es, para no asustarse cuando los resultados no sean proporcionales a los esfuerzos o cuando los efectos hayan sido extrañamente imprevisibles. 
http://argosdeibarra.blogspot.com/2008/06/carta-n-66.html

Carpe Diem!


Carpe Diem! Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco más feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario... No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía sí pueden cambiar el mundo... Somos seres humanos, llenos de pasión.

La vida es desierto y también es oasis. Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia... Pero no dejes nunca de soñar, porque sólo a través de sus sueños puede ser libre el hombre. No caigas en el peor error, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes... No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante... Vívela intensamente, sin mediocridades. Piensa que en ti está el futuro y en enfrentar tu tarea con orgullo, impulso y sin miedo. Aprende de quienes pueden enseñarte... No permitas que la vida te pase por encima sin que la vivas...

Walt Whitman
visto en http://minombreesgladiador.blogspot.com

Convierte a tu mente en tu mejor amigo


Por: W. J. Segovia

La razón por la que queremos alcanzar un conocimiento más profundo de nuestra mente es para poder entender cómo se crean nuestros pensamientos, y cómo se expresan en palabras y acciones.

Nuestra mente es nuestro mejor amigo si la alimentamos sólo con pensamientos positivos, pero se convierte en nuestro peor enemigo si le permitimos que piense pensamientos negativos o inútiles. La cualidad de este “alimento” depende por completo de nosotros. Aunque las circunstancias exteriores nos influyen fuertemente aún así podemos convertirnos en los maestros de nuestra mente e ir más allá de esa influencia. Nuestro esfuerzo para lograr este estado depende del objetivo que nos hemos fijado para nosotros mismos. Este objetivo elevado depende de cuánto hayamos entendido los beneficios prácticos de pensar de forma positiva. Sin este reconocimiento básico no nos sentimos motivados para cambiar lo necesario en nosotros mismos…

La mente es probablemente la parte menos comprendida del ser humano, tan poco conocida que le ha sido muy difícil a la gente entender qué es, cómo funciona y sobre todo, cómo controlarla. Es sólo cuando comprendemos cómo funciona algo que podemos tenerlo bajo nuestro control y dominarlo.

Pero en nuestra sociedad, especialmente en el mundo occidental, queremos probar y tener una demostración de todo, y esta actitud hace difícil que la gente pueda entender qué es la mente; ya que, la mente no es algo material que podamos ver, tocar o medir con instrumentos científicos.

La mente es algo invisible, pero aún así, sus efectos se pueden ver en nuestra cara, nuestras palabras o en nuestro comportamiento.

Si, por ejemplo, nuestros pensamientos son de tristeza aunque intentemos evitar esa tristeza con una sonrisa artificial, tarde o temprano se hará visible a través de los ojos o de las palabras.

La mente es como el viento, invisible, no podemos verlo pero podemos ver sus efectos. Es como los cimientos de una casa, no podemos verlos pero son los responsables de la estabilidad del edificio. O es como los raíces de un árbol, están bajo tierra y no las podemos ver, pero aún así le dan al árbol la fuerza para soportar las tormentas. Algo muy importante que se aplica a muchos aspectos en la vida es: “Lo invisible determina la cualidad de lo que es visible”.

Saludos
http://cibertrabajo.wordpress.com/2007/10/13/convierte-a-tu-mente-en-tu-mejor-amigo/

El aprendiz de Samurai




Cuentos de vida
El aprendiz de Samurai

Hoy era un día feliz para Kan, hoy cumplía 12 años y su padre había prometido concederle el mayor de los tesoros. Una espada de Samurai. Naturalmente no sería una espada de doble diamante como la de su padre, sería una sencilla katana. Lo demás habría de ganárselo por si mismo. Era un inmenso honor el que le hacía su padre. A partir de ahora dejaba de ser un niño para convertiste en todo un aprendiz de Samurai. Un brillante futuro se presentaba por delante si estaba dispuesto a aprender y a trabajar. Y Kan lo estaba desde lo más profundo de su corazón.



Su padre Kazo estaba frente a él, solemne e imponente como era natural en su persona. El anciano Samurai aparentaba mucha menos edad de la que realmente tenía, solo su larga cabellera blanca y unos ojos llenos de sabiduría rebelaban su verdadera edad. Su armadura de General Samuai reflejaba los dorados rayos del sol como si fuera de oro mientras que los dobles diamantes engastados en la empuñadura de su propia espada katana formaba un doble arco iris enlazado en su base. Kazo había luchado mil batallas y formado a cientos de Samurais, y por fin hoy iba a instruir a su propio hijo. Un acontecimiento que llevaba esperando desde hace doce años. En sus manos sostenía la futura katana de su hijo, un arma poderosa que debía usarse con sabiduría. Kan debía entender que lo más importante de un Samuai no era su arma, sino su sabiduría y su honor.

La cara de Kan resplandeciente de honor y gozo al recibir su espada, llenó el corazón de su padre de un orgullo como nunca antes había sentido. Ahora ya era oficial, el joven aprendiz había superado todas las sutiles trampas que se le habían tendido y por sus propios méritos se había convertido en uno más del clan.

Esa misma noche, después de las celebraciones y las risas, padre e hijo se sentaron juntos alrededor de la hoguera. La noche era cálida y en el cielo lucían las estrellas como luciérnagas en un estanque, la Luna llena brillaba con fuerza, como si quisiera arropar al joven Samurai con sus rayos de luz.

- Hijo mío - La voz de Kazo era grave, relajante y penetrante como las caricias de una madre - Hoy has dado un paso muy importante en tu vida. Has dejado de ser una persona normal, has dejado el bosque para introducirte en el camino de la vida por el sendero del Samurai. Has superado la trampa invisible que tienden los fantasmas del miedo y del fracaso. Nunca luches contra los fantasmas del miedo, ellos harán que todos los problemas parezcan agolparse para vencerte y doblegarte, cuando estos fantasmas te ataquen, no te defiendas, sigue adelante enfrentándote a los problemas uno a uno. Ese es el único secreto del éxito hijo mío.

- Si padre, estas semanas las dudas recorrían mi mente - Kan miraba a la Luna en busca de fuerzas para expresar lo que había sentido - no sabía si sería capaz de llegar al final, tenía miedo de entrar en la senda del Samurai por miedo al fracaso, por miedo a decepcionarte, por miedo a que se rieran de mi los demás mientras no domine todas las técnicas como lo hace un Samurai de verdad. Era un dolor intenso - dijo mientras su mano se posaba en su estomago - como si me clavaran afiladas agujas en el estomago. Pero me di cuenta que si no empezaba, habría fracasado aun antes de intentarlo. - Sus ojos se clavaron en los de su padre - No se si llegaré algún día a ser un Samurai tan bueno y poderoso como tú padre, pero ten por seguro que lo intentaré hasta con el último vestigio de mi alma, nunca me rendiré al camino. Siempre seguiré adelante.

Kazo no podría estar más orgulloso. Su hijo poseía una fuerza que le conduciría allí donde él quisiera. Por que nadie mejor que el viejo Samurai sabía que el mayor secreto para conseguir en la vida lo que se desea es el no rendirse jamas. A su tierna edad ya conocía ese secreto sin duda llegaría muy lejos, mucho más lejos que su padre el General de Generales.

- Hijo, ahora eres parte de los Samurais y por lo tanto has de regirte como tal - El viejo Samurai cogió un grueso leño y se lo paso a su hijo. - Parte este leño hijo mío, se que puedes hacerlo.

- Pero padre, este leño es muy grueso, - dijo el jóven abatido - y yo solo tengo doce años, aun no soy un hombre maduro. No tengo la fuerza suficiente.

- Claro que tienes la fuerza hijo, pero tu fuerza no esta en tus músculos - sentenció a la vez que rodeaba con su grande y cálida mano el estrecho brazo de su hijo - Si no en tu cabeza, es en tu inteligencia y en tu fuerza de voluntad donde posees la energía suficiente para realizar todo aquello que desees.
Si piensas que no eres capaz de hacerlo... seguramente nunca serás capaz. Sin embargo, si estás convencido de que es posible, y desde el fondo de tu corazón brilla la verde llama de la esperanza y la fe en ti mismo. Podrás hacer lo que desees, solo habrás de buscar el medio.

- Pero padre... - Kan quería creer a su padre, era un Samurai y los Samurais nunca mienten. Entonces debía existir una forma... pero cual - ¡Ya se! Ahora yo también soy un Samurai, ¡puedo hacer lo imposible!

Y desenfundando por primera vez su katana lanzó con todas sus fuerzas un terrible golpe contra el tronco... consiguiendo que la katana se incrustara fuertemente dentro del tronco. Kan intentó sacarla de un tirón, pero sus esfuerzos eran inútiles. Estaba demasiado fuertemente enganchada.

Se estaba poniendo muy nervioso, y si no fuera por que la cálida mano de su padre le calmó, como tantas veces había hecho de pequeño, se habría echado a llorar.

- Tu intento ha sido digno de elogio Kan, pero has de aprender antes de hacer. - El viejo samurai tomó entre sus manos la espada de su hijo y con un giro rápido de muñeca extrajo la espada del tronco. - Has de fijarte pequeños objetivos, fáciles de cumplir con tus capacidades, para conseguir lo que deseas.
- Dicho esto devolvió la espada a su hijo. - Primero intenta crear una zanja en el tronco, no de un golpe directo, si no de dos curvos que te ayuden a debilitar la rama.

Kan lanzó un tajo curvo y cortante que hizo saltar unas astillas del tronco, a continuación lanzó otro en dirección opuesta que hizo que casi la mitad del tronco se dispersara por el suelo. Animado repitió la operación y unos instantes después el grueso tronco reposaba en el suelo, partido en dos pedazos y un montón de astillas.

- Tienes razón padre! El tronco entero era demasiado para mí, pero poco a poco he logrado debilitarlo y al final yo he vencido. Si hubiera pensado que no podía, nunca lo hubiera intentado. Pero decidí que era capaz, que debía de existir una manera de cortarlo y la encontré!

- Siempre existe una manera - La voz del viejo Samurai penetró en los oídos de su hijo grabando estas palabras a fuego - siempre existe una manera de lograr lo que deseamos.

- Y para ello debemos hacer lo que sea padre - Preguntó inocentemente Kan.

Kazo se alarmó, no quería que su hijo le interpretara mal, siempre había que regirse por el honor y la generosidad, pero una vez que vio la inocente mirada de su hijo, la calma se apoderó otra vez de su corazón.

- Hijo, Puedes conseguir todo lo que desees en la vida pero no te olvides que no puedes dañar a otros para lograrlo. Además es necesario que ayudes a quien encuentres en tu camino.

- No entiendo padre.

- Tu sabes que el granjero siempre recoge más de lo que siembra ¿No es así? - Kazo sabía que su hijo había ayudado a sembrar a sus vecinos y se había quedado maravillado al ver como crecían las plantas día a día y como de un puñado de semillas surgían, con el tiempo, cientos de sabrosos frutos - Pues igual que el granjero siempre recoge más que lo que siembra, tu debes saber que no estas solo y has de ayudar todo lo que puedas a los demás, si lo haces así después recogerás la cosecha más fructífera que nunca hayas soñado.

Kan quedó pensativo, todavía era muy joven para entender todas las palabras de su padre, pero el sabía que su padre siempre había sido generoso y gracias a ello había llegado a ser un general de generales, por eso decidió firmemente que él haría lo mismo.

- Padre, tengo una duda que me atormenta - Se sinceró Kan - antes no te la quise decir por que hoy es un día de dicha. Pero no concuerda con lo que me acabas de decir.

- ¿Si hijo?

- Ayer conté a mis amigos del pueblo que me iba a convertir en Samurai, que aprendería los secretos de nuestro arte y que me convertiría en el tipo de guerrero más poderoso que existe - los ojos de Kan se clavaron en el crujiente fuego - y los otros niños se rieron de mí, me dijeron que era un blandengue, que todo eran mentiras y que tuviera cuidado porque lo más seguro es que me dieran una paliza los verdaderos Samurais por mentiroso y que luego me echarían a la hoguera. ¿he de ser generoso también con esos niños padre?

- Hijo... - Una sonrisa de comprensión surcaba los labios del viejo Samurai, a él le había pasado lo mismo en su juventud y sabía que las mismas personas que hoy criticaban y ridiculizaban a su hijo, mañana serían sus más fervientes admiradores por su valentía y coraje - Hay una forma muy fácil de evitar las críticas...

-¿Cuales padre? - Preguntó entusiasmado Kan

- ... simplemente no tengas nada que y no hagas nada, consigue un trabajo de barrendero y mata tu ambición. Es un remedio que nunca falla.

- ¡Pero Padre! Eso no es lo que yo quiero, yo quiero ser fuerte y poderoso como tú, tengo aspiraciones y sueños que quiero cumplir en la vida. Y solo tengo esta vida para hacer esos sueños realidad ¿Como me pides que haga eso?

- Entonces Kan, ten mucho cuidado con los ladrones de sueños - dijo Kazo misterioso

- ¿Los ladrones de sueños? - El niño Samurai miró temeroso a su alrededor

- ¿Que son? ¿demonios de la noche? ¿Duendes malignos? ¿Seres tenebrosos?

- No hijo, son tus amigos y personas cercanas a ti

- Los ojos de su hijo lo miraban con una expresión triste, como si le acabara de caer el mundo encima.
- No te preocupes, solo son amigos tuyos, mal informados que quieren protegerte, quieren todo el bien para ti y que no sufras, por eso intentarán detenerte en todos los proyectos que hagas, para evitar que fracases y te hagas daño.

- Pero entonces son como los fantasmas del miedo y del fracaso, quieren mi bien y sin embargo me infringen el mayor daño que puede existir. Robándome mis sueños, mis ambiciones y por tanto las más poderosas armas que tengo para alcanzar lo que yo quiero. Si nunca lo intento... nunca lo conseguiré. Es cierto que si lo intento puedo fracasar, sin embargo también puedo tener éxito y conseguir lo que yo quiero!

- Eso es hijo y además, sin quererlo, acabas de descubrir tus tres armas más poderosas.

- ¡Cuales! dímelo - su ilusión ante la perspectiva de tener más armas era enorme.

- La primera el Entusiasmo, si crees en lo que haces y de verdad te gusta podrás conseguirlo todo y debes creerlo con todos los vestigios de tu ser.

Kan asintió con la cabeza temeroso de interrumpir a su padre.

- La segunda ¡El Empuje! Has de aprender y trabajar, aprender y trabajar y después... enseñar, aprender y trabajar. Solo con el trabajo conseguirás tus objetivos. Si pretendes aprovecharte de la gente solo encontraras el fracaso, sin embargo, si trabajas con honor, en equipo y siempre intentas superarte... no habrá nada que pueda pararte.

Kan poso la mano en su corazón y se prometió a si mismo, en absoluto silencio que siempre trabajaría con honor y que nadie le pararía.

- Y tercer la Constancia - los ojos de Kan preguntaban a su padre que era la constancia, acaso no era lo mismo que el empuje - La Constancia hijo mío, es la capacidad de aguantar en los tiempos duros y seguir trabajando para que vengan los tiempos buenos, la constancia es el Arte de Continuar Siempre! Tú ahora acabas de empezar y mañana empezarás a practicar con los Samurais. Al principio, después de cada entrenamiento, te dolerán los músculos y estarás cansado, tendrás ganas de abandonarlo todo por que pensarás que esto es demasiado duro para ti. Pero si eres Contante y continuas aprendiendo y practicando, poco a poco tu cuerpo se irá adaptando y desarrollando, así como tu mente. Y veras como cada vez las cosas te resultarán más fáciles y obtendrás más resultados y más fácilmente. Los comienzos son siempre duros hijo, y solo si eres Constante tendrás el éxito asegurado.

Kazo vio como su joven hijo asentía medio dormido. Ya era tarde y hoy había aprendido más que en toda su vida. El viejo Samurai cogió a su hijo, ahora aprendiz de su arte, en sus brazos, levantando, a pesar de su avanzada edad, como si de una pluma se tratara.

Su hijo le susurró algo al oído "gracias papá!" antes de quedarse dormido. El general de generales se preguntó si realmente su hijo seguiría al pie de la letra todos los consejos que hoy había aprendido. Sabía que si así lo hacía llegaría aun más alto de lo que él, general de generales, había logrado.



Autor: Jesús Lázaro.

Comparte este artículo con tus amigos
http://www.saberpsicologia.com/articulos/cuentos/el-aprendiz-de-samurai/32

Espejo universal:


Espejo universal:
Entre muchas otras cosas el universo es un espejo que siempre nos muestra lo que nosotros le mostramos a Él. Quiero contarles un cuento que leí: Una vez un perro entro en una habitación y se encontró con mil perros, al verlos movió la cola y los mil perros hicieron lo mismo, latió alegremente y volvió a ser imitado; se fue de la habitación, se consiguió con otro perro amigo suyo y le contó la historia; el otro perro fue a la habitación y se encontró con mil perros, les mostró los dientes y se los mostraron a él, les gruño y le devolvieron el gruñido; este perro salio despavorido; sobre la puerta de la habitación había un letrero que decía “la habitación de los mil espejos”. Así es el universo, nos da lo que le damos, es nuestra decisión y solo nuestra el vivir felices o desdichados.
fuente:libro curso. primel nivel de reiki